jueves, 28 de octubre de 2010

Sistema sanitario: ¡la vergüenza de América!


Ayer tuve la oportunidad de ver el documental Sicko, de Michael Moore. Este documental trata el sistema de “sanidad” estadounidense comparándolo con los que existen en el resto de países denominados del primer mundo, incluso con el sistema cubano. Dado que ahora vivo en México y he podido sentir en mis propias carnes lo que es un sistema sanitario privado creo que puedo hablar con conocimiento de causa de la suerte que tenemos de vivir en una sociedad en la que se piensa en el nosotros y no únicamente en el yo.
Cuando un europeo llega por primera vez a un centro hospitalario de estos países y a la salida se encuentra con la caja donde tiene que pagar por los servicios prestados no suele ser extraño que se le escape una pequeña sonrisa de estupor. ¿Es posible que en pleno siglo XXI la sanidad no sea universal y gratuita? La atención suele ser muy buena y los tiempos de espera mínimos, pero, ¿acaso no es eso lo que tenemos en la sanidad pública europea? En mi caso particular tuve que abonar alrededor de ciento treinta euros por veinte minutos de revisión. Es simpática la situación en la que te encuentras cuando en un hospital se te trata como si estuvieses pagando en el supermercado, porque aquí la sanidad es lo mismo que los bienes de consumo, algo con lo que mercadear.
Otra de las cosas que te puede sorprender en estos países y que a mí fue lo que más me llamó la atención fue el precio de los medicamentos. Mientras vives en la burbuja socialdemócrata europea no te paras a pensar en los subsidios de los mismos, sin embargo yo llegué a pagar el equivalente a doce euros por diez pastillas antiinflamatorias. Es decir, por un pequeño dolor muscular llegué a abonar alrededor de ciento cincuenta euros.
Cuando llegas a estos países se te obliga a adquirir un seguro médico privado. Los afortunados que tenemos posibles para comprarlo es lo primero que hacemos cuando arribamos a estos países. Sin embargo, hay millones de personas que no pueden hacerlo, entonces sin un seguro privado y sin sanidad pública ¿qué pasa con estas personas cuando enferman? La respuesta es muy sencilla, pueden llegar a morir por una simple gripe. En México hay un cuarenta por ciento de la población que no puede financiarse estos tipos de seguros, por no hablar de aquellos que pudiéndolo pagar no son aptos, por historial médico previo, para adquirir uno. Se puede pensar que esto ocurre en México porque se trata de un país en el que muchas de sus regiones no son consideradas del primer mundo, pero ¿y en EEUU, el país más rico del mundo? ¿alguien puede concebir que en un país con unos índices de PIB como el de los americanos se permita morir a personas por no poder financiarse la sanidad?
Si tenemos la suerte de haber comprado un seguro podemos pensar, como personas que creemos en la buena fe de empresas que comercian con algo tan importante como la salud, que tenemos cubierto todo el tema médico. Nada más lejos de la realidad. Es en el momento de tener que batallar por el pago de los gastos médicos cuando te das cuenta, si no lo has hecho ya, de la crueldad de este sistema. Tienes que tener en cuenta que estás lidiando con empresas privadas capitalistas, aquellas que buscan por encima de todo su propio beneficio, aquellas que sacarán cualquier escusa para no abonar lo que tú entiendes como justo. Mi caso particular no es muy trascendente, porque al fin y al cabo sólo lucho porque me devuelvan los ciento cincuenta euros, pero si extrapolamos esto a un caso por ejemplo de cáncer, en el que los gastos se cifran en miles de euros, estas negativas pueden suponer la bancarrota para una familia.
Si vemos la deriva que en España está tomando el sistema sanitario, donde los nuevos hospitales son cedidos a empresas privadas para que se encarguen de su administración, podemos intuir un acercamiento hacia los sistemas privados en vez de mantener el gran sistema público que se ha demostrado como más solidario y justo. Tenemos que luchar para que esto no vaya a peor puesto que entiendo que tanto la educación como la salud deben ser servicios universales y gratuitos. No se puede ser libre si nos falta alguno de éstos, y no puede haber democracia si no hay libertad. Por tanto, si queremos ser sociedades libres y democráticas tenemos que velar por el mantenimiento y mejora de estos pilares básicos.

jueves, 21 de octubre de 2010

Y la mona se vistió de seda

Cuando ya el PP se estaba frotando las manos ante su más que eminente  victoria en las generales de 2012 sin necesidad de hacer nada, bueno, metiéndose en la cama hasta entonces, el presidente del gobierno ha sorprendido con un lavado de cara del ejecutivo que no ha dejado indiferente a nadie.
En los mass hemos leído eso de guiño a la izquierda de Zapatero. Lo único que puedo considerar real de esa frase es que por fin sitúan la política de Zapatero en la esfera política de derecha, sino algo más extremo. Pero, giro a la izquierda ¿por qué? ¿Porque ha puesto a personas que se consideran de la izquierda social?, pues yo creo que no.
Podemos empezar hablando de Leire Pajín, que parece que se ha hecho buena a base de insultos del PP más rancio. Con este nombramiento creo que ha acabado la esperanza que estaban trayendo los JASP, ya no hace vale con ser un joven preparado, con carreras, idiomas y buena preparación para un cargo. Basta con ser de buena familia, en este caso familia del partido de toda la vida, y saber hacer bien la pelota al jefe, aquí estar a las duras y a las maduras con un señor que desvaría con unas políticas sin sentido. Con esta simple mezcla vemos cómo se puede conseguir un ministerio de medicina, porque claro, todo el mundo sabe que una socióloga sin don de palabra es la mejor opción para ocupar este cargo.
Más tarde viene mi favorita, la señora Rosa Aguilar. Todavía me acuerdo cuando me indignaba escuchando la Ventana de la SER porque esta señora era la voz de IU, una señora que se había declarado como votante a una candidata al senado por el PSOE. Creo que los Nueva Izquierda se estarán retorciendo viendo como esta otra traidora ha sido mucho más lista que ellos. Para ganar un puesto de ministra no basta sólo con cambiarte de partido, sino que tienes que intentar finiquitar al anterior y sacarle toda la sangre que puedas, eso sí te hace merecedora de un importante puesto. Y ahora señora Aguilar ya sabe, a apoyar la guerra de Afganistán, la reforma laboral y la próxima la de las pensiones.
Como ministro de trabajo, puesto duro ahora que hay que sacar adelante esa traición a los trabajadores conocida como reforma laboral, han colocado a todo un sindicalista como Valeriano Gómez. Ya es que desde los sindicatos no se intenta ni ocultar su traición a la clase obrera. Era evidente que hicieron la huelga del 29 de septiembre por cumplir el papel pero de ahí a que sus dirigentes pasen a defenderla vehementemente e intenten sacarla adelante ya me parece un despropósito.
En el mismo saco voy a juntar a Rubalcaba y Trinidad Jiménez. Ambos han tenido un papel parecido en la deriva de su partido en los últimos años. Mientras Jiménez era obligada por su presidente a presentarse a las primarias en Madrid siendo humillada en las votaciones posteriores, Rubalcaba ha ido aguantando poco a poco, sin tener que hacer tantas concesiones personales, subiendo peldaños para acabar convirtiéndose en la gran figura del nuevo gobierno. Ahora todo el mundo habla de su saber estar y su talante, ya nadie se acuerda de cómo ha estado aplicando esa gran ley antiterrorista considera por varios comités de Naciones Unidas como una ley que favorece un trato cruel, inhumano o degradante.
En definitiva, que este cambio del ejecutivo nacional puede considerarse como un pago a los estómagos agradecidos más que como un guiño a la izquierda, porque lo que la izquierda busca son hechos no cambios de trajes de la misma mona.

jueves, 14 de octubre de 2010

¡Qué pensiones, qué futuro!*

Paradójicamente, teniendo en cuenta la huelga general francesa de hace dos días, hoy para mi clase de Desarrollo Económico he tenido que leer dentro del epígrafe "Población y poblemática social" un reporte sobre crecimiento económico del Banco Mundial (¿habrá institución en el mundo que haya hecho más daño a los países subdesarrollados?) del año 2008 en el que se debate, bueno no se debate sino que se asevera, la quiebra del actual sistema de pensiones en la "socialdemocracia" europea actual.

Es sorprendente como una institución en la que se supone que trabajan los mayores eruditos en economía del mundo saca conclusiones básicas que podrían ser las citadas por Belén Esteban (entendido aquí como aquella persona que habla superficialmente de las cosas sin profundizar en la raíz del problema): "Si cada vez hay más jubilados y menos personas cotizando a la seguridad social habrá que bajar las pensiones o retrasar la edad de jubilación".
Ese planteamiento sobre la base es acertado, pero ¿el sistema actual quebrará en un futuro no muy lejano de continuar igual?. 

Citaba Cayo Lara hace pocos días en una entrevista que las arcas de la seguridad social este año tendrían superávit de cuatro mil millones de euros, cifra mucho más baja que en años anteriores pero muy respetable en el contexto económico actual.  Hay que señalar que en nuestro país las pensiones se financian únicamente de las contribuciones a la seguridad social, pero que ésta no es la única fuente de financiamiento para las pensiones que existe en el mundo. En el hipotético caso de que se llegase a un punto en el que los trabajadores actuales no pudiesen mantener a los pensionistas, y mira que sería difícil si hasta en un país gobernado por Zapatero la SS está en números positivos, habría muchas otras formas de financiarlo; Por una parte se podrían utilizar los Presupuesto Generales para solventar esa coyuntura económica, se podrían obtener fondos mediante la cotización de los becarios a la SS, también se podría realizar una reforma fiscal, o simplemente se podrían obtener esos fondos atacando directamente la economía sumergida, que en nuestro país supone uno de cada cuaro euros del PIB.

Entonces, si existen varias soluciones sobre las que se podría trabajar en un hipotético, e improbable, caso de quiebra de las pensiones ¿por qué los economistas y políticos liberales se centran únicamente en aquella que ataca el bienesestar social? ¿a quién beneficia la reforma de las pensiones que se está planteando en varios países Europeos?

Por una parte está el aumento de la edad de jubilación, por el que las personas pasarían en nuestro país de jubilarse a los 65 años a hacerlo a los 67. En España, con una tasa de paro juvenil superior al cuarenta por ciento, ¿no sería mejor fomentar la inserción laboral de los jóvenes que alargar la vida laboral de personas mayores? Tenemos una base de cuatro millones de personas dispuestas a trabajar pero que no encuentran empleo y aun así se pretende que los "privilegiados" que llevan trabajando toda la vida lo hagan unos años más.......... no lo entiendo. 
Por otro lado tendríamos la deriva hacia planes de pensiones privadas. En un sistema como el nuestro "pay-as-you-go", las pensiones se pagan con las contribuciones de los trabajadores actuales, mientras que en el sistema de pensiones privadas son las propias personas las que ahorran durante su vida laboral para mantenerse en su época de retiro. Es decir, ese dinero que se ahorra, reduciendo el consumo, pasa a manos de entidades financieras que jugarán con él obteniendo beneficios hasta que la persona se jubile. 

Por tanto ¿quién es el gran beneficiado de la reforma de las pensiones? la respuesta es bien clara, son únicamente las entidades financieras. Pretenden que depositemos nuestro futuro en manos de quienes en vacas flacas van corriendo a resguardarse al amparo del Estado, en vez de en ese Estado sólido... ¿alguien encuentra explicación? Causa todavía más estupor pensar que es ese Estado, el que da beneficios fiscales para que las personas obtengan planes de pensiones privados, el que luego tendrá que rescatar a dichas entidades cuando estén en crisis, pagando con ello las pensiones que no habrían abonado en un primer momento. 

En fin, hay que felicitar a esta gente por ser capaces de desvirturar la realidad de tal forma que hasta muchos de los perjudicados entienden que es la única solución posible. Sus "medios de desinformación" son una maquinaria muy poderosa a la que únicamente podemos hacer frente con la visión crítica de la realidad y el traslado de la misma por la red. Eso sí, la capacidad de pensar es innata al ser humano y ni los lavados de cerebro masivo a los que nos vemos sometidos en la actualidad podrán acabar con ella.


* "Qué pensiones, qué futuro: El Estado de bienestar en el siglo XXI". Miren Etxezarreta y otros, Icaria&Antrazyt 2010.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Día de la Fiesta Nacional.......... y olé!!!

Hoy hemos amanecido con todos los periódicos nacionales haciendo hincapié en el sonoro abucheo con el que ayer se recibió al presidente Zapatero durante el desfile de las fuerzas armadas. Principales figuras del ejecutivo nacional se lamentan de que la fiesta que entienden que debe ser de todos haya sido asumida como propia por aquellos que se erigen como representantes de los valores más patrios. En este punto yo me pregunto, ¿qué es lo que se festeja en España el día 12 de octubre?, ¿qué valores son esos de los que nos tendríamos que sentir tan orgullosos?

Si echamos la vista atrás, unos seiscientos años, el doce de octubre de 1492 Colón llegaba a la isla de Guanahani, comenzando lo que posteriormente conoceríamos como el descubrimiento de América. Esta fecha es la que se celebra año tras año en nuestro país como la fecha que marca la historia de España, el momento que sentaría las bases para forjar nuestra posterior cultura y civilización. Supuestamente estamos celebrando algo tan bonito y valeroso como es el ansia del ser humano por obtener conocimiento y superar sus límites. 

Sin embargo, la palabra descubrimiento, entendida como el hecho de hallar algo que se encontraba oculto, nos hace pensar en que esos lugares no eran habitados por nadie, o visto de otra forma, eran habitados por personas que culturalmente no merecían respeto por alejarse de los canones europeos de normalidad. Celebramos la superioridad cultural europea y la imposición de la misma al otro lado del charco. El etnocentrismo occidental no permitió aprovechar esa oportunidad para tender lazos de unión y transmisión social u económica sino que impuso sus leyes y normas a otras sociedades que no es que fuesen inferiores, sino simplemente diferentes.

Entonces, ¿quién se siente representado por estos valores etnocentristas?, ¿cómo pretenden que salgamos a celebrar el aniquilamiento de las civilizaciones precolombinas?

Si miramos a nuestro alrededor, la fiesta nacional de países vecinos se utiliza para conmemorar días que representan los valores nacionales, los hechos simbólicos que forjaron la esencia de una nación; la toma de la bastilla, las declaraciones de independencia de EE.UU. y México o el día de la República en Italia se utilizan para celebrar precisamente actos de los que los pueblos se siente orgullosamente parte. 

El hecho de que España no tenga un día que ensalce valores de los que sentirse satisfechos debería hacer replantearse a la población si realmente es ésta la sociedad que queremos, o deberíamos transformar sus bases para lograr un estado que de cabida a todos, cimentado sobre valores como libertad, igualdad, justicia, solidaridad... valores que distan mucho de los que tenemos hoy en día herederos precisamente de ese 12 de octubre en el que creímos  ser el ombligo sin imperfecciones. Hasta que consigamos esa sociedad de la que podamos sentirnos orgullosos, sólo nos cabe felicitar a las personas que ayer estaban en el desfile, puesto que ellos, dentro de esta sociedad ególatra, han conseguido sentirse a gusto.